domingo, 29 de diciembre de 2013

¡Hasta siempre, 2013!

Despedimos en cuestión de horas un año, que a priori parecía gafado (por aquello de la terminación en 13) y que ciertamente, en algunos aspectos no ha decepcionado en su gafe. Ha sido un año especialmente duro, en el que la crisis ha seguido golpeando de lleno y sin tregua en este país. Apenas hemos recibido noticias positivas entre tanta desolación. 

En lo que respecta a nuestra ciudad, a Huelva, hemos vivido de nuevo -otro año más, y ya van unos cuantos- una situación de parálisis completa en la que ha sido dificil encontrar algún avance o algún resquicio de mejora de la capital. Un año bastante negro al igual que sus antecesores, con la pesada losa de la crisis, que ha provocado que los grandes proyectos que tenemos pendientes de ejecutar como el complejo de Isla Chica, el Ensanche, el AVE o la Plaza Mayor (aunque para lo que nos quieren plantar en mitad del casco histórico es mejor que siga parado) siguen completamente parados y sin visos de que la cosa vaya a cambiar. Deberemos esperar que la economía mejore y que las inversiones privadas comiencen de nuevo a fluir para sacar adelante proyectos de tal envegadura que en el momento que lleguen, harán de Huelva otra cuidad mejor y con mayores dotaciones. Tiempo al tiempo.

En materia urbanística ha habido dos casos opuestos que han sido de lo más remarcable del año. En el lado negativo destaca una pérdida (de tantas que han habido) más de un trozo de nuestra historia, de la Huelva de antaño que siguen queriendo olvidar. Hace unas semanas se procedió de eliminar el conjunto de casas regionalistas datadas en el siglo XIX que formaban parte del castizo barrio de San Sebastián. Unas casas humildes, sencillas pero que contenían el alma de la Huelva marinera, de la Huelva de siempre y que una piqueta ha tardado horas en llevarse por delante. Una pérdida irremediable.

Calle del Centro Comercial Holea

Del lado positivo (no todo iba a ser negativo) destaca el flamante Centro Comercial Holea, que ha llegado a la capital arrollando hace unas semanas y que están siendo todo un revulsivo. Un centro comercial moderno, de un tamaño considerable y con una enorme oferta comercial con firmas internacionales como Primark o Toy's R Us que no se encontraban hasta la fecha en Huelva. Es, sin duda, la mejor noticia del año en la ciudad gracias a la inversión y la apuesta que el grupo Carrefour Property ha realizado.



Jardines verticales de Holea
Otro hecho a destacar ha sido la rehabilitación y apertura como cafetería de la Casa del Guarda. Un ejemplo de casa típica de este barrio inglés levantado en torno a 1916 y que servía de vivienda para el guarda que se encargaba de la seguridad de este barrio. Esta casa se encontraba cerrada y abandonada durante muchos años hasta que una argentina aficanda en Huelva decidió su adquisición para abrir un local de restauración y devolverle la imagen que siempre tuvo. Una operación muy acertada que se ha convertido en uno de los sitios de moda para onubenses y foráneos. Además no hace falta irse a Inglaterra para fotografiarse con la típica cabina roja pues hace pocos meses han adquirido un ejemplar original con lo que se refuerza el carácter británico de esta zona.


Casa del Guarda
El mes de octubre, concretamente el día 19, estaba llamado a ser de esas grandes fechas que quedan grabadas para todos los choqueros. Huelva se convertiría en centro religioso de gran escala con la celebración de una procesión Magna que aglutinaría a un grueso de 16 hermandades en torno a la Plaza de las Monjas para la celebración del acto de fe. Todo estaba preparado para la ocasión: la Gran Vía vestida de gala, la plaza de las Monjas lucía con multitud de sillas ordenadas y con una profusa ornamentación. Todo quedó en eso, en sillas ordenadas y vacías pues el día se torno gris y la lluvía aguó, nunca mejor dicho, una gran jornada para los cofrades locales y de otras provincias que se habían acercado a Huelva para presenciar este acto. Han pasado casi 50 años desde que se celebró un acto similar, así que probablemente no veamos algo así de nuevo. 

Y para acabar el año, destacar una de las mayores alegrías que está dando a la ciudad y es la buena trayectoria que está llevando el decano del fútbol español, el Recreativo, que ha acabado el año en 3º posición, y que ha estado un gran número de jornadas en primera posición. Esperemos que el año que viene podamos animar a nuestro decano en primera división. 

Esto es lo que ha dado de sí este 2013, ojalá el año que entra sea el último de esta crisis y sea el que ponga los cimientos de la ciudad del futuro que tanto necesitamos. ¡¡FELIZ AÑO 2014!!



1 comentario:

Javier Eien dijo...

Me parece un gran acierto que la "casa del guarda" haya sido transformada en cafetería. El local es precioso, la decoración interior muy exquisita, y la localización simplemente grandiosa con el Barrio Obrero a sus espaldas y toda la Avenida Sundheim frente a ella. Para mi gusto, la cafetería perfecta, dándole a Huelva un toque urbano muy bohemio y estético.